Buscar este blog

miércoles, 3 de agosto de 2016

Llaga sin camino

Me marché a la juventud,
dejándome llevar por los rizos de la vida
huyendo de mi propia vejez,
también de mi verdad original.
Y bailé 
y reí
y me emborraché de futuro fatuo
por si podía robarle 
en algún giro de tacón
minutos de eternidad 
a la plaza empedrada de la verbena.
Y no volví la vista atrás
hasta apagarse los últimos fuegos,
hasta despertar en mi mismo presente,
en mi mismo suelo trillado
y en mi antigua traición 
del sálvese quien pueda.
Descosida de mi tiempo,
sin ser de cierto 
ni de unos ni de otros,
ni de míos ni de ajenos,
ni de antes, ni de después:
cercada en mitad de una llaga sin camino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada